El «distanciamiento social» de Dios
12. febrero. 23

Desde la aparición del Coronavirus, sabemos que el distanciamiento social es algo que hay que respetar. Durante dos meses no me permitieron visitar a mi madre en una sala de urgencias. Después, pude verla a través de una ventana de cristal, y más tarde a una distancia de cinco metros durante veinte minutos. Eso afectó a la calidad de la relación. Como siempre había otras personas, no podíamos tener comunicación en intimidad. Para mi madre, fue más grave que la guerra que había vivido en su adolescencia.

La relación con Dios es de intimidad y cercanía. Dios siempre intenta ponerse en contacto con nosotros y llama a la puerta de nuestro corazón. Basta con abrirse a él. Si lo mantenemos a distancia, la relación no será auténtica. Si esto a veces parece difícil, es porque Dios es invisible.

Él se nos revela en la persona del Espíritu Santo. Pero hay que estar preparado para ello. Cuanto más espacio ocupe en nuestro corazón, más íntima y maravillosa será la relación.

Mira, yo estoy llamando a la puerta: si alguien oye mi voz y abre la puerta, entraré en su casa y cenaremos juntos.

Apocalipsis 3:20a

¿Ha llamado Dios alguna vez a la puerta de tu corazón?

Pasaje bíblico: Apocalipsis 3:14-22

¿Tiene alguna pregunta?

¿Sobre el contenido o sobre una relación personal con Dios? Póngase en contacto con nosotros. Sus datos serán tratados con absoluta confidencialidad.