Seleccionar página
El Rey y el burro
Juan Carlos
28. marzo 2021

Había un gran alboroto en la ciudad. El pequeño Harim* se abrió paso a través de la muchedumbre y vio a un hombre sentado sobre un burro. La gente gritaba: “¡Hosana, al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!”. Arrancaban ramas de los árboles y las agitaban. Tendían sus capas por el camino para dar la bienvenida al esperado “rey de paz”.

Harim ya había escuchado muchas cosas sobre Jesús y observaba todo con mucha atención.

Los romanos siempre llegaban subidos a caballos y demostraban su poder brutalmente. Este Jesús era completamente diferente y no tenía necesidad de enaltecerse en absoluto. Irradiaba algo muy especial sin darse aires de superioridad.

Profundamente impresionado por Jesús, Harim se sentía muy feliz pensando que este hombre era el mesías esperado, el rey elegido por Dios y el mismo hijo de Dios.

Harim estaba muy contento de poder conocer a Jesús en persona y no tener que seguir conformándose con las extrañas habladurías de los religiosos.

Pensó que el burro de carga era muy apropiado, porque había oído que Jesús llevaría la carga de todo el mundo.

Harim era feliz y gritó con los demás: “¡Hosana al rey que viene!”.

¡Alégrate mucho, ciudad de Sión!
¡Canta de alegría, ciudad de Jerusalén!
Tu rey viene a ti, justo y victorioso,
pero humilde, montado en un burro,
en un burrito, cría de una burra.

Profeta Zacarías 9:9

¿Qué habría hecho yo en lugar de Harim?

Texto bíblico para profundizar: Mateo 21:1-11

*Narramos los acontecimientos desde el punto de vista de un joven judío de aquel entonces.

Crucifícale

Crucifícale

… y así nos desharemos de él. ¡Cálculo incorrecto! Porque después de tres días, la tumba, fuertemente custodiada, está...

¿Amar a tus enemigos?

¿Amar a tus enemigos?

El guía espiritual Jorge Boules, de El Cairo, dio un mensaje conmovedor en la noche del Domingo de Ramos de 2017,...

¿Hay esperanza?

¿Hay esperanza?

Los romanos acabaron con la esperanza de la gente en aquel hombre de 33 años llamado Jesús que curaba a los enfermos....

¿Realmente está vivo?

¿Realmente está vivo?

Un soldado clavó su lanza en el costado de Jesús. Fluyó sangre y agua, con lo que se confirmaba la muerte. Un fariseo,...

El Hijo de Dios

El Hijo de Dios

“Si realmente eres el hijo de Dios, ¿por qué no bajas de la cruz?”, se burlaban. El mal parecía triunfar en ese...

El Rey de los judíos

El Rey de los judíos

Los soldados fijaron en la cruz un cartel que decía “Rey de los judíos”. Pero vayamos por orden. El discípulo Judas...

Consuelo en angustia

Consuelo en angustia

Cuando no me siento bien, no tengo ganas de cantar. Jesús es diferente, no se dejó guiar por sus sentimientos. Sabía...

El siervo y su cena

El siervo y su cena

Los judíos celebraban la fiesta de la Pascua para recordar su liberación de la esclavitud en Egipto. Todavía hoy en...

Autoridad positiva

Autoridad positiva

Jesús no fue una persona cualquiera que trataba de mejorar el mundo, sino que era el Hijo de Dios con auténtica...

¿Siervo o libertador?

¿Siervo o libertador?

Animados por la triunfal entrada de Jesús en Jerusalén, muchos judíos tenían la esperanza errónea de que Jesús sería...