Seleccionar página
¿Siervo o libertador?
Juan Carlos
29. marzo 2021

Animados por la triunfal entrada de Jesús en Jerusalén, muchos judíos tenían la esperanza errónea de que Jesús sería su libertador político. Los romanos oprimían brutalmente al pueblo, lo que llevaba una y otra vez a que los zelotes, el ejército judío de liberación, cometieran atentados y ataques armados. Pensaban que sin violencia nunca habría una verdadera liberación y paz.

Qué diferente era Jesús, servía a las personas y las liberaba. Los paralíticos andaban, los ciegos veían, convirtió agua en vino, alimentó con solo dos peces y cinco panes a más de 5.000 hombres y mujeres, incluso el viento y el tiempo tenían que obedecerle. Aun así, no presumió de ello y rechazó severamente toda clase de violencia. Él era siervo del Dios altísimo, su Padre.

Su llegada rompió un silencio de Dios de 400 años y trajo renovación espiritual, reconciliación y libertad a los corazones. Unos 700 años antes, los profetas describieron la primera venida del Mesías, su nacimiento, su sufrimiento y su segunda venida como rey y soberano como un hecho único. Todavía no podían comprender totalmente el plan perfecto de salvación de Dios tal y como es: como parte de la historia del mundo. Si miramos la Biblia desde la perspectiva de la historia actual, las referencias proféticas se vuelven más y más detalladas y se distinguen con más exactitud.

De hecho, algunos acontecimientos del plan de salvación de Dios (el pesebre, la cruz y la corona) no podrían ser más distintos. Son relativos a Jesús como ser humano, pero están separados en el tiempo. El reinado visible todavía está por venir. Él vino como siervo para librarnos de toda culpa y pecado. Él fue siervo y libertador. Nadie que confíe en Jesús será decepcionado.

Él destruirá los carros de Efraín,
los caballos de Jerusalén
y los arcos de guerra.
Anunciará paz a las naciones
y gobernará de mar a mar,
del Éufrates al último rincón del mundo.

Profeta Zacarías 9:10

Texto bíblico para profundizar: Isaías 52:13—53:12 (Recomendación: lee este texto varias veces durante estos días).

Crucifícale

Crucifícale

… y así nos desharemos de él. ¡Cálculo incorrecto! Porque después de tres días, la tumba, fuertemente custodiada, está...

¿Amar a tus enemigos?

¿Amar a tus enemigos?

El guía espiritual Jorge Boules, de El Cairo, dio un mensaje conmovedor en la noche del Domingo de Ramos de 2017,...

¿Hay esperanza?

¿Hay esperanza?

Los romanos acabaron con la esperanza de la gente en aquel hombre de 33 años llamado Jesús que curaba a los enfermos....

¿Realmente está vivo?

¿Realmente está vivo?

Un soldado clavó su lanza en el costado de Jesús. Fluyó sangre y agua, con lo que se confirmaba la muerte. Un fariseo,...

El Hijo de Dios

El Hijo de Dios

“Si realmente eres el hijo de Dios, ¿por qué no bajas de la cruz?”, se burlaban. El mal parecía triunfar en ese...

El Rey de los judíos

El Rey de los judíos

Los soldados fijaron en la cruz un cartel que decía “Rey de los judíos”. Pero vayamos por orden. El discípulo Judas...

Consuelo en angustia

Consuelo en angustia

Cuando no me siento bien, no tengo ganas de cantar. Jesús es diferente, no se dejó guiar por sus sentimientos. Sabía...

El siervo y su cena

El siervo y su cena

Los judíos celebraban la fiesta de la Pascua para recordar su liberación de la esclavitud en Egipto. Todavía hoy en...

Autoridad positiva

Autoridad positiva

Jesús no fue una persona cualquiera que trataba de mejorar el mundo, sino que era el Hijo de Dios con auténtica...

El Rey y el burro

El Rey y el burro

Había un gran alboroto en la ciudad. El pequeño Harim* se abrió paso a través de la muchedumbre y vio a un hombre...