Seleccionar página
Autoridad positiva
Juan Carlos
30. marzo 2021

Jesús no fue una persona cualquiera que trataba de mejorar el mundo, sino que era el Hijo de Dios con auténtica autoridad. Un suceso singular fue cuando echó del patio del templo de Dios a los que cambiaban dinero y a los vendedores de animales. “¡No hagáis del templo un mercado y una cueva de ladrones!”. Así de profundo era el amor y el respeto por la casa de su padre. Pero los religiosos le preguntaron, enfadados, con qué derecho hacía eso.

En Salmos 69:10 leemos: “Me consume el celo por tu casa”. Jesús no tenía nada en contra de cambistas y vendedores de animales. A lo que se opuso fue a los turbios negocios que se estaban haciendo allí. El templo era un lugar sagrado donde se perdonaba el pecado mediante el derramamiento de la sangre de un animal puro. Jesús estaba molesto porque en ese lugar estaban haciendo dinero a precios desorbitados. Después de todo, la gente solía viajar largas distancias y dependían de la posibilidad de comprar un animal en el lugar.

Los religiosos se pusieron furiosos. Ellos eran los responsables de que en el templo no se permitieran negocios abusivos. Jesús actuó así porque se trataba de un problema abominable ante los ojos de Dios. Los religiosos se sintieron ofendidos en su honor y por eso rechazaron totalmente al Hijo de Dios. En cambio, el pueblo esperaba un líder poderoso e infalible que les liberara de los romanos.

Mi casa será casa de oración.

Mateo 21:13

Jesús tiene todo el poder para liberarnos.                                                                              

¿Estás dispuesto a dejar todo y acercarte a él?

Texto bíblico para profundizar: Marcos 11:15-18 / Juan 2:13-25

Crucifícale

Crucifícale

… y así nos desharemos de él. ¡Cálculo incorrecto! Porque después de tres días, la tumba, fuertemente custodiada, está...

¿Amar a tus enemigos?

¿Amar a tus enemigos?

El guía espiritual Jorge Boules, de El Cairo, dio un mensaje conmovedor en la noche del Domingo de Ramos de 2017,...

¿Hay esperanza?

¿Hay esperanza?

Los romanos acabaron con la esperanza de la gente en aquel hombre de 33 años llamado Jesús que curaba a los enfermos....

¿Realmente está vivo?

¿Realmente está vivo?

Un soldado clavó su lanza en el costado de Jesús. Fluyó sangre y agua, con lo que se confirmaba la muerte. Un fariseo,...

El Hijo de Dios

El Hijo de Dios

“Si realmente eres el hijo de Dios, ¿por qué no bajas de la cruz?”, se burlaban. El mal parecía triunfar en ese...

El Rey de los judíos

El Rey de los judíos

Los soldados fijaron en la cruz un cartel que decía “Rey de los judíos”. Pero vayamos por orden. El discípulo Judas...

Consuelo en angustia

Consuelo en angustia

Cuando no me siento bien, no tengo ganas de cantar. Jesús es diferente, no se dejó guiar por sus sentimientos. Sabía...

El siervo y su cena

El siervo y su cena

Los judíos celebraban la fiesta de la Pascua para recordar su liberación de la esclavitud en Egipto. Todavía hoy en...

¿Siervo o libertador?

¿Siervo o libertador?

Animados por la triunfal entrada de Jesús en Jerusalén, muchos judíos tenían la esperanza errónea de que Jesús sería...

El Rey y el burro

El Rey y el burro

Había un gran alboroto en la ciudad. El pequeño Harim* se abrió paso a través de la muchedumbre y vio a un hombre...