Seleccionar página
Autoridad positiva
Juan Carlos
12. abril 2022

Jesús no fue una persona cualquiera que trataba de mejorar el mundo, sino que era el Hijo de Dios con auténtica autoridad. Un suceso singular fue cuando echó del patio del templo de Dios a los que cambiaban dinero y a los vendedores de animales. “¡No hagáis del templo un mercado y una cueva de ladrones!”. Así de profundo era el amor y el respeto por la casa de su padre. Pero los religiosos le preguntaron, enfadados, con qué derecho hacía eso.

En Salmos 69:10 leemos: “Me consume el celo por tu casa”. Jesús no tenía nada en contra de cambistas y vendedores de animales. A lo que se opuso fue a los turbios negocios que se estaban haciendo allí. El templo era un lugar sagrado donde se perdonaba el pecado mediante el derramamiento de la sangre de un animal puro. Jesús estaba molesto porque en ese lugar estaban haciendo dinero a precios desorbitados. Después de todo, la gente solía viajar largas distancias y dependían de la posibilidad de comprar un animal en el lugar.

Los religiosos se pusieron furiosos. Ellos eran los responsables de que en el templo no se permitieran negocios abusivos. Jesús actuó así porque se trataba de un problema abominable ante los ojos de Dios. Los religiosos se sintieron ofendidos en su honor y por eso rechazaron totalmente al Hijo de Dios. En cambio, el pueblo esperaba un líder poderoso e infalible que les liberara de los romanos.

Mi casa será casa de oración.

Mateo 21:13

Jesús tiene todo el poder para liberarnos.                                                                              

¿Estás dispuesto a dejar todo y acercarte a él?

Texto bíblico para profundizar: Marcos 11:15-18 / Juan 2:13-25

Libertad y justicia

La tarea de un árbitro en el campo de fútbol es cada vez más difícil. Todos los equipos están tan desesperados por...

¿Se mantiene mi fe?

Los recién nacidos que son amamantados por sus madres están mejor protegidos de las enfermedades y su relación de...

Las huellas de Dios

Esto es una leyenda africana. «¿Cómo puedes saber que Dios existe?», le pregunta alguien a un cristiano para burlarse...

Te levantarán

Estoy de viaje. Cargado con una maleta muy pesada, estoy a punto de entrar en la escalera mecánica que lleva hasta la...