Seleccionar página
El Rey de los judíos
Juan Carlos
15. abril 2022

Los soldados fijaron en la cruz un cartel que decía “Rey de los judíos”. Pero vayamos por orden.

El discípulo Judas surgió de entre la oscuridad con algunos soldados. Saludó a Jesús con un beso, y así le traicionó. Después arrestaron a Jesús y lo llevaron ante el tribunal. Los discípulos tuvieron miedo y huyeron. Solo el discípulo Pedro les siguió a cierta distancia y observó todo. Unos testigos falsos acusaron al Hijo de Dios gravemente, pero no pudieron probar su culpabilidad.

El gobernador romano Poncio Pilato se dio cuenta enseguida de que la verdadera razón para este “juicio simulado” eran los celos y la envidia de los cabecillas religiosos. Poco tiempo antes, el clamor de la gente había sido: “¡Hosana al rey que viene!”. Ahora el pueblo, agitado y manipulado, gritaba: “¡Crucifícale!”. Con qué facilidad pueden cambiar los sentimientos…

Pilato se dejó convencer por la insistencia de la multitud. Se lavó las manos para afirmar su inocencia, liberó al bandido Barrabás e hizo crucificar a Jesús. Primero le azotaron, se burlaron de él poniéndole una corona de espinos y le condujeron con la cruz a través de las calles de Jerusalén hasta la colina de Gólgota. Allí es donde en una cruz querían silenciar al rey de los judíos para siempre. La luz del mundo debía ser extinguida y la esperanza de vida debía morir en una cruz. Pero, una vez más, la élite religiosa no había contado con Dios.

Jesús volverá de nuevo como Rey, tal y como dijo que haría. ¡Entonces todos se inclinarán ante él y le reconocerán como Rey, incluso los que le clavaron!

Por tercera vez les dijo Pilato: —Pues ¿qué mal ha hecho? Yo no encuentro en él nada que merezca la pena de muerte.

Lucas 23:22a

Y tú ¿dejas que Jesús sea tu Rey?

Texto bíblico para profundizar: Juan 18:1—19,22

Libertad y justicia

La tarea de un árbitro en el campo de fútbol es cada vez más difícil. Todos los equipos están tan desesperados por...

¿Se mantiene mi fe?

Los recién nacidos que son amamantados por sus madres están mejor protegidos de las enfermedades y su relación de...

Las huellas de Dios

Esto es una leyenda africana. «¿Cómo puedes saber que Dios existe?», le pregunta alguien a un cristiano para burlarse...

Te levantarán

Estoy de viaje. Cargado con una maleta muy pesada, estoy a punto de entrar en la escalera mecánica que lleva hasta la...